Guía de masajes

Guía de Masajes – Entre Adultos Web

Masajes para él, entrando en clima

Primero tené en cuenta que la vestimenta que uses es muy importante. Recuerda que el hombre presta mucha atención a la parte visual. Utilizá vestidos sensuales o lenceria sexy para seducirlo. Preguntale que le gusta, que fantasias tiene y actua en consecuencia. Se creativa, incluso puedes empezar con una danza erótica para luego pasar a los masajes. Recuerda que el tiempo óptimo para realizarle un masaje sensual a un hombre es de 10 minutos como máximo.
El mejor lugar para comenzar con los masajes puede ser la cabeza, el rostro o las orejas. Puedes utilizar la lengua ó suaves mordiscos en su cuello y orejas. Desvístelo lentamente y tócalo en forma progresiva. Una buena forma de provocarlo es con los dedos acariciarle la palma de la mano. Haz movimientos audaces, susurrarle al oido le encantará.
Antes de dejarte llevar por la pasión preguntale que prefiere: mimos en sus tetillas, en sus orejas, utiliza geles o aceites para masajes a base de agua, o juguetes que vibren para relajarlo y estimularlo. Las zonas erógenas masculinas y a explorar son: las orejas, el cuello, los brazos, los hombros, el pecho , el abdomen. la espalda (los músculos a lo largo y a ambos lados de la columna), las manos, los muslos, las pantorrillas, los tobillos y los pies.
Besar, besar y besar, muchos besos por sus zonas erógenas. Tomate tu tiempo para “lucir” tus habilidades en su zona genital, hazle sentir el deseo de que lo estimules y hazlo esperar un poquito. Una buena transición al sexo es colocarle el preservativo en forma muy sexy.

Masajes para ella, caricias y seducción

Antes que nada creá un ambiente propicio para el placer, una luz ténue, un lugar tranquilo con musica acorde. Es preciso estar totalmente preparado para el antes, el durante y el despues. Comenzá estimulándola con halagos y mimos, usando la respiración y al mismo tiempo el tacto. Establecé una conexión verdadera por medio de miradas de admiración profundas y sostenidas. El tiempo óptimo del masaje es de 20 minutos.
Al comenzar con el masaje la mejor forma de hacerlo es tocar su piel en forma suave y extensa con caricias y masajes de mayor y menor intensidad jugando con los dedos. Utilizá geles o aceites a base de agua. Jugá con las sensaciones que te ofrecen estos geles y aceites: efecto calor, efecto frío, gustos varios. Elegí un punto de su cuerpo como “tu fuerte” para darle placer y volvé siempre a ese lugar. Usá juguetes pero comenzá despacio y en forma tranquila. Antes de dejarte llevar por la pasión preguntale que prefiere que le hagas: mimos en sus orejas, pezones, hombros, etc. Permití que tu pareja te conduzca, preguntale exactamente que desea, a donde quiere que llegues y que quiere que le hagas. Recuerda los puntos erógenos femeninos: orejas, cuello, espalda alta y hombros, brazos, muñecas, manos, cintura y espalda baja, senos, vientre, nalgas, muslos y detrás de las rodillas entre otros.
Combiná abrazos y masajes. Una buena idea es usar un lazo para vendarle los ojos o las manos, generando un momento más espontaneo e interesante. Una vez que descubras cuales son las zonas que a tu compañera le generan placer y diversión concentrate en esas zonas. Recordá: Besos, besos y Besos, nunca se cansará de recibirlos.

No se encontraron productos que concuerden con la selección.

X