Guía de consulta anal

La actividad sexual anal puede ser muy placentera, divertida y estimulante estando solo o en pareja. Las mayores preocupaciones son respecto al placer, al dolor, a la higiene y a las ETS (enfermedades de transmisión sexual). Todas son importantes al analizar la estimulación sexual anal desde la penetración hasta el estimulación externa (también conocida como rimming).

Acá te brindamos algunos consejos útiles que te van a proporcionar la información que necesitás como también productos para ayudarte a alcanzar los objetivos del juego anal con juguetes anales recomendados.

Protección sexual anal

Tener sexo anal sin protección es una buena forma de contraer el virus del HIV/SIDA. Antes de cualquier tipo de actividad sexual anal, es importante protegerte y proteger a tu pareja. Asegurate de discutir con tu pareja la mejor manera de preservar tu salud.

Evacuaciones y Limpieza Anal

De ser posible, es buena idea defecar al menos una hora antes de tener sexo anal. Esto disminuye la contaminación bacterial como también encastres que pueden no ser muy agradables.
Tratá de limpiar bien tu ano con agua caliente y jabón antes de cualquier actividad anal. Una buena alternativa son las toallitas para bebés.

Toda la región anal está llena de bacterias dentro y fuera de la misma. Tené cuidado y evitá que esas bacterias ingresen a otros orificios de tu cuerpo para prevenir infecciones. Cuando decidas realizarle a alguien un “Rimming” o lamer su ano podés correr el riesgo de enfermarte debido a la gran cantidad de bacterias que hay en esa región. Para lograr un efecto similar sin riesgo, podés usar el dedo o un juguete sexual con lubricante.

Debido al riesgo de ETS (enfermedades de transmisión sexual), incluyendo el HIV/SIDA, los preservativos se volvieron parte esencial del sexo anal cuidadoso. También es bueno para las parejas monogámicas ya que las bacterias del ano pueden introducirse en la uretra del hombre (el agujero por donde hace pis) y provocar una infección del tracto urinario (ITU).
Al usar preservativos asegurate de utilizar lubricantes a base de agua con los preservativos de látex, ya que uno a base de aceite podría destruirlo.

Sexo oral anal

También conocido como “Analingus”, es el acto de lamer o insertar la lengua en el ano para proporcionar placer. Tanto los hombres como las mujeres disfrutan el analingus y por eso se pueden utilizar las mismas técnicas en ambos. Posicionarse donde los cachetes de la cola del destinatario se extienden naturalmente, en cuatro (tipo perrito) con las piernas separadas o sobre la espalda con las piernas elevadas en el aire (también con las piernas separadas), hace que sea más fácil acceder al ano.
No es buena idea realizar sexo oral (boca-vagina o pene) o besarse después del analingus, ya que las bacterias del ano pueden causar estragos en otras partes del cuerpo. Asegurate de limpiar bien tu boca después, cepillándote los dientes y la lengua y utilizando enjuague bucal.

Preparación para el sexo anal

Al prepararse para el sexo anal, lo primero que tiene que hacer la persona que lo reciba es relajarse. Si está tenso o contrayendo los músculos del esfínter, seguramente va a sentir dolor.
Es bueno tomar un baño caliente o un buen masaje antes de empezar, y a medida que las cosas progresan lo mejor es jugar con el orificio anal y después penetrar muy despacio con un buen lubricante.
Para prevenir las inhibiciones psicológicas, asegurate de discutir los límites, las expectativas y las técnicas de tu experiencia sexual antes de empezar para que el que lo reciba se sienta seguro de que no lo van a sorprender dolorosamente con algo.

El canal anal es un área muy sensible, en especial cuanto más adentro se vaya. Los objetos puntiagudos, la fricción y ciertos materiales pueden causar cortes, dolor y/o reacciones alérgicas en toda la región. Tenga cuidado y utilice juguetes específicos para la satisfacción anal.

Rimming y dedos

Seguramente es la técnica de sexo anal más fácil y la mejor manera de introducir a alguien en esta práctica. Empezá por la parte externa del esfinter e introducí el dedo de a poquito. Lubricar el dedo y el ano con Gel Anal aumenta el placer y hace que sea más fácil la introducción posterior.

Usá un dedo y empujá sobre el ano sin penetrarlo, como si estuvieras tocando un timbre. Mantené cada empujoncito por uno o dos segundos antes de aflojar. Podés variar la velocidad y la presión para hacerlo más interesante.
En este punto es esencial la lubricación. Empezá introduciendo despacio un poquito por vez dentro del ano mientras te movés hacia adentro y hacia fuera. Una vez que estés lo suficientemente adentro podés aumentar la velocidad y la presión.
Una vez que el principiante esté cómodo, podés empezar a agregar más intensidad si querés. Agregar más dedos y empujar contra las paredes mientras estás adentro le va a dar intensidad.
Sexo anal para hombres
Cuando se le realiza sexo anal a un hombre, es altamente erótico estimular el perineo (el área entre la base de los testículos y el ano).
Andá introduciéndote de a poco y empezá a dar vueltas por la parte externa del ano. Si todo marcha bien, insertá despacio tu dedo hasta la primera falange. Prestá atención a la reacción de tu compañero para asegurarte de que lo esté disfrutando. Seguí despacio.
Dependiendo del hombre, quizás sólo puedas introducir un nudillo antes de que empiece a sentirse incómodo, o puede que le guste que le metas el dedo entero (o dos…o tres).
Durante el orgasmo de un hombre, el perineo y el ano se vuelven centros altamente orgásmicos de placer.
Cada hombre es diferente, pero si ubicás su próstata, podés proporcionarle orgasmos intensos.
Otra técnica es utilizar bolas anales y sacarlas en el momento del clímax.

Amor anal para mujeres

En una mujer, los centros nerviosos de la vagina y el ano comparten varias paredes y trayectos comunes. Cuando se los estimula al mismo tiempo, las mujeres pueden experimentar un aumento del placer y orgasmos extremadamente intensos. Por lo tanto, la doble penetración (inserción simultánea en el ano y la vagina) puede ser una experiencia sexual maravillosa para una mujer. Las mujeres también disfrutan la estimulación exclusivamente anal, tanto alrededor del orificio del ano como a través de la inserción y penetración.
Utilizar un juguete sexual como un estimulador del punto G, un consolador o bolas anales puede ser excitante para una mujer. Aunque no todas las mujeres disfrutan del sexo anal, algunas pueden tener orgasmos anales e incluso eyacular teniendo uno.
Muchas mujeres disfrutan del rimming y de la penetración, por lo cual el uso de los juguetes, del dedo y del pene para la estimulación anal son excelentes formas de juguetear.

No se encontraron productos que concuerden con la selección.

X